Sin categoría

Se viene el concierto de El Príncipe Anfibio y te invitamos a leer su Manifiesto

Nos preparamos para el concierto de El Príncipe Anfibio en La Tertulia del Teatro Coliseo. Te invitamos a leer el Manifiesto, donde la banda nos cuenta de un personaje, una génesis, una esencia, una concepción de su propuesta artística, dispuesta a compartir música y trascenderla.

Manifiesto Anfibio

Breve introducción 

Primera incursión – La dorada piel del monarca

Difícil dictar este manifiesto sin saber quién es su protagonista. Imposible entender de dónde tanta sabiduría emergió si no exponemos este delicado secreto que guardamos aquellos que lo conocemos.

Cuentan los ahogados y las enroscadas ramas de las orillas que una noche de cuantiosa lluvia, entre las podridas moras y los estruendos celestes del cielo encontraron al soberano más formidable que ha gobernado el mojado reino, Lithobates Perizi III o como sus súbditos lo llamaron, el Príncipe anfibio. Su piel dorada resplandecía como el sol de abril y sus entrañas podían verse difusas a través de ella. Tomaron los plebeyos su cuerpo con delicadeza y lo llevaron hasta un pequeño palacio que hacía centenares esperaba un ocupante. Nadie sabe porqué lo hicieron o porque creyeron que su salvador era a quien cargaba, solo un impulso frenético los guiaba ciegamente. Una vez el cuerpo dentro y plácidamente depositado en un maltrecho trono, los pliegues de su lomo expulsaron una diminuta gota ámbar, hipnotizando a los plebeyos que lo arrastraron hasta ahí. El más joven se acercó y con su áspera lengua lamió la dermis del monarca. A los pocos minutos y entre agonizantes gritos, que le costaron hasta el último aliento, dictó las palabras que hoy son los estandartes del barro que habitamos. Mio pulchra luto. Desde ese momento hasta los días presentes el reino no dejo de sumergir lo que se topaba a su paso.  

Les parecerá inverosímil este relato y mejor que así lo sea. Porque la leyenda que rodea la llegada de Lithobates a su trono tan solo son florituras y adornos. Son las pasiones que despierta en sus súbditos lo importante de su era. El príncipe jamás abrió sus ojos, está ahí estático supurando desde los pliegues de su lomo el elixir de la verdad y todo a su alrededor florece. Miles de poemas, pinturas, cuentos, himnos y canciones enaltecen las maravillas del principado y su persona. Y así continuará eternamente porque esa es su misión como nuestro líder, dejarse adornar y disfrutar de nuestros obsequios sin siquiera saber que existimos. 

Quizás se pregunten los que posean estas páginas a que se debe esta iluminación visceral de aquello que le es desconocido e inalcanzable. Seremos directos, se hundirán en el barro y no es más que nuestra obligación, mostrar al lado seco la dicha que los espera bajo la húmeda sombra del príncipe. Por ende, se ha tomado la decisión de incursionar de manera directa en la superficie a través de intercambios culturales entre ambos medios y así hacer paulatino su inevitable cambio. Este pequeño manifiesto es uno de ellos. 

    Parte primera

De porqué anfibio

Anfibio: (Amphibia, del griego ἀμφί, amphí (‘ambos’) y βίος, bíos (‘vida’), que significa «ambas vidas» o «en ambos medios»)

Esta superficial definición deja entrever la dualidad que nuestro príncipe nos pretende brindar. El antídoto que nos aleja de las decisiones quietamente unilaterales y nos ahoga en mundos oscilantes entre la magia y la realidad, lo húmedo y lo seco, lo grotesco y lo hermoso. Nos empapa con un poco de ambos convirtiendo lo binario en un todo amorfo y lleno de éxtasis.

Vivir en ambos medios o transitar ambas vidas no es tarea fácil para aquellos que desconozcan las enseñanzas del príncipe anfibio. No muy difíciles de trasmitir estas dichas enseñanzas hacen no solo posible concretar el deseo o poder del tránsito oscilante sino también percepciones diferentes de las singularidades que componen ambos medios o vidas.    

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s